San Juan Bautista de la Salle

El Fundador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Patrono de los Educadores Cristianos.

clip_image001Juan Bautista de La Salle vivió en un mundo totalmente diferente del nuestro. Era el primogénito de una familia acomodada que vivió en Francia hace 300 años. Juan Bautista de La Salle nació en Reims, recibió la tonsura a la edad de 11 años y fue nombrado canónigo de la Catedral de Reims a los 16.

Cuando murieron sus padres tuvo que encargarse de la administración de los bienes de la familia. Pero, terminados sus estudios de teología, fue ordenado sacerdote el 9 de abril de 1678. Dos años más tarde, obtuvo el título de doctor en teología. En ese período de su vida, intentó comprometerse con un grupo de jóvenes rudos y poco instruidos, a fin de fundar escuelas para niños pobres.

En aquella época, sólo algunas personas vivían con lujo, mientras la gran mayoría vivía en condiciones de extrema pobreza: los campesinos en las aldeas y los trabajadores miserables en las ciudades. Sólo un número reducido podía enviar a sus hijos a la escuela. La mayoría de los niños tenían pocas posibilidades de futuro. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían “tan alejados de la salvación” en una u otra situación, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, “a menudo abandonados a sí mismos y sin educación”.

Para ser más eficaz, abandonó su casa familiar y se fue a vivir con los maestros, renunció a su canonjía y su fortuna y a continuación, organizó la comunidad que hoy llamamos Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Su empresa se encontró con la oposición de las autoridades eclesiásticas que no deseaban la creación de una nueva forma de vida religiosa, una comunidad de laicos consagrados ocupándose de las escuelasjuntos y por asociación”. Los estamentos educativos de aquel tiempo quedaron perturbados por sus métodos innovadores y su absoluto deseo de gratuidad para todos, totalmente indiferente al hecho de saber si los padres podían pagar o no.

A pesar de todo, De La Salle y sus Hermanos lograron con éxito crear una red de escuelas de calidad, caracterizada por el uso de la lengua vernácula, los grupos de alumnos reunidos por niveles y resultados, la formación religiosa basada en temas originales, preparada por maestros con una vocación religiosa y misionera a la vez y por la implicación de los padres en la educación. Además, de La Salle fue innovador al proponer programas para la formación de maestros seglares, cursos dominicales para jóvenes trabajadores y una de las primeras instituciones para la reinserción de “delincuentes”.

Extenuado por una vida cargada de austeridades y trabajos, falleció  en San Yon, cerca de Rouen, en 1719, sólo unas semanas antes de cumplir 68 años.
Juan Bautista de La Salle fue el primero que organizó centros de formación de maestros, escuelas de aprendizaje para delincuentes, escuelas técnicas, escuelas secundarias de idiomas modernos, artes y ciencias. Su obra se extendió rapidísimamente en Francia, y después de su muerte, por todo el mundo. En 1900, Juan Bautista de La Salle fue declarado Santo. En 1950, a causa de su vida y sus escritos inspirados, recibió el título de Santo Patrono de los que trabajan en el ámbito de la educación. Juan Bautista mostró cómo se debe enseñar y tratar a los jóvenes, cómo enfrentarse a las deficiencias y debilidades con compasión, cómo ayudar, curar y fortalecer. Hoy, las escuelas lasalianas existen en 80 países del mundo.

Nacido en Reims, Francia, el 30 de abril de 1651
Ordenado sacerdote el 9 de abril de 1678
Fallecido el 7 de abril de 1719
Beatificado el 19 de febrero de 1888
Canonizado el 24 de mayo de 1900
Proclamado Patrono de los Educadores Cristianos el 15 de mayo de 1950

Nuestra Señora la Virgen de la Estrella

clip_image001[4]Esta devoción tiene un hondo carácter lasaliano, ya que el Hermano Denis, a la sazón Vicario General del Instituto, proclamó en 1955 a Santa María de la Estrella «Reina y Madre de las Escuelas Cristianas». Desde entonces, los lasalianos han acogido con cariño esta advocación entre sus tesoros de familia, extendiendo su devoción por todos los rincones del mundo. Así́ lo subrayó con elocuencia la presencia en los diversos actos de unos setenta Hermanos, con el Superior General y los Visitadores de Francia a la cabeza. Pero, ¿qué lazos unen a la Virgen de la Estrella con La Salle?

UNA LEYENDA MEDIEVAL

La historia de la abadía de Nuestra Señora de la Estrella se pierde entre las brumas de las tradiciones medievales. Cuenta la leyenda que dos ermitaños de los Alpes decidieron un día partir en busca de nuevas tierras donde dedicarse a Dios. Su larga marcha los llevó hacia el noroeste de Francia, a una hermosa playa a orillas del Atlántico.

Agotados, a la espera de hallar modo de viajar al otro lado del océano, decidieron descansar allí́ mismo: uno de ellos en una barca abandonada; su compañero, llamado Roger, directamente sobre la arena.

A mitad de la noche se levantó una fuerte tempestad que arrastró la barca hacia alta mar, con el ermitaño dormido en su interior. Dicen que alcanzaría las costas británicas, donde, con el tiempo, el involuntario marinero sería nombrado obispo.

Roger, abrumado por la pérdida de su amigo, se dio con más intensidad que nunca a la oración y a las privaciones hasta que el Señor le reveló su voluntad: deseaba que permaneciese en tierra normanda y construyera una iglesia para Él. Un tanto perplejo, Roger continuó con sus penitencias, esperando hallar más luz en sus zozobras. Un sueño las iba a difuminar por completo: la clave debía buscarla en una estrella. Despertado súbitamente, vio, en efecto, una estrella caer del cielo y prender fuego a unos matorrales.

No se lo pensó́ dos veces; en ese mismo sitio instaló su cabaña y comenzó́ a levantar una humilde capilla en honor de María. La gente del lugar y algunos peregrinos le echaron una mano.

La fama de santidad de Roger fue creciendo, de modo que se le juntaron numerosas personas deseosas de aprovechar su sabiduría hasta que, con el generoso apoyo del Duque de Normandía, Guillermo el Conquistador, una hermosa abadía terminó surgiendo en aquel lugar: Santa María de Monteburgo. Los documentos históricos hablan de ella desde 1051, siendo su primera iglesia abacial consagrada en 1152.

Los siglos XII y XIII constituyeron, sin duda, los momentos de gloria de Monteburgo. Luego, diversas guerras destruyeron y pillaron en varias ocasiones gran parte de sus dependencias, mientras la observancia monástica se deslizaba por las pendientes de la decadencia. La puntilla vendría a dársela la Revolución Francesa, que redujo literalmente a ruinas el monasterio.
LOS HERMANOS DE LA MISERICORDIA DE MONTEBURGO

La reconstrucción de Monteburgo tiene mucho que ver con las peripecias apostólicas de una santa normanda: Santa María Magdalena Postel. En 1807, concluido el sórdido periodo revolucionario, esta devota señora fundó una congregación femenina dedicada a la educación de las chicas campesinas. Habiendo conocido de joven a los Lasalianos, la santa encuentra que la mejor Regla para orientar a sus religiosas por los caminos de la santidad en la escuela es la de La Salle, y así se lo indica explícitamente. Por algo decidirán llamarse «Hermanas de las Escuelas Cristianas de la Misericordia», que se extienden hoy, en dos ramas, por catorce países del mundo.

Al principio, estas religiosas se agruparán en torno a las ruinas de una abadía medieval vecina a Monteburgo –Saint-Sauveur-le-Vicomte–, cuya reconstrucción adoptan como compromiso congregacional.

Siguiendo de cerca el modelo de Santa María Magdalena, el Padre Delamare –que con el tiempo llegaría a ser obispo de Luçon– decidió́ fundar una congregación similar a la de la santa, pero para hombres. Serán los Hermanos de las Escuelas Cristianas de la Misericordia, que nacen en 1842 y llegarán a animar una treintena de escuelas por la Normandía rural. Al igual que las Hermanas, los discípulos de Monseñor Delamare comprarán las ruinas de una antigua abadía para encargarse, como congregación, de rehacerla. Elegirán la de Monteburgo, aunque hasta finales de siglo no estarán en condiciones de impulsar con eficacia el proyecto.

La primera decisión que para ello adoptan será́ encargar a los famosos talleres de la escuela lasaliana de Saint-Luc, en Tournai (Bélgica), el diseño de una nueva escultura de la Virgen, pues la antigua está muy deteriorada. La nueva imagen llegará a Monteburgo en 1892; la llamarán Nuestra Señora de la Estrella, como homenaje a la leyenda medieval que la asocia a aquellos parajes. Es la misma talla que en 1960 sería solemnemente coronada y que, aún hoy, se venera en el santuario. Seis años después de la llegada de la Virgen se puede ya inaugurar la iglesia cuyos muros están completamente rehechos y sus bóvedas casi a mitad concluidas. Entusiasmo y fondos no faltaban, pero el mazo de la historia estaba a punto de golpear nuevamente…

LA ESTRELLA LASALIANA

Esta vez fueron las leyes laicistas de 1904, que prohíben la presencia de religiosos en las escuelas francesas. Expulsados de sus centros, los Hermanos de la Misericordia marchan a Bélgica e intentan implantarse allí́, a la espera de tiempos más favorables en su tierra.

Estos llegarán en 1922, tras la Primera Guerra Mundial. Los Hermanos de la Misericordia regresan entonces a Monteburgo. Son ya muy pocos y han envejecido lo suyo, pero tienen arrestos para continuar con las obras de restauración de la abadía, cuya iglesia consiguen cubrir completamente.

Las vocaciones, no obstante, se hacen de rogar y, por ello, los últimos Hermanos de las Escuelas Cristianas de la Misericordia se ven obligados a tomar decisiones costosas. Así́, solicitarán su admisión en el Instituto de La Salle, aceptando con dolor que su venerable institución desaparezca, justo cuando está a punto de cumplir un siglo de existencia. Corría el año 1936.
Quedaba todavía una última adversidad: el desembarco de Normandía, que se desarrolla a escasos kilómetros de Monteburgo y reduce de nuevo su iglesia a ruinas. Peor fue, con todo, la desaparición del Hermano director de la comunidad, destrozado en los campos de la escuela al pisar una mina, el mismo día de 1944 en que, tras los duros bombardeos padecidos parecía que, por fin, la paz se instalaba definitivamente en aquellos lugares.
Se reconstruyó otra vez la iglesia abacial, que pudo ser consagrada de nuevo en 1951, en presencia de los dos últimos ex Hermanos de la Misericordia, que portaban ya el hábito lasaliano.

A su llegada efectiva a Monteburgo, los Hermanos de La Salle crearon allí́ una escuela agrícola, con su internado, conectando así́ con una rica tradición lasaliana en Francia. Tras el trágico paréntesis de la Segunda Guerra Mundial la escuela retomó con fuerza sus actividades y se desarrolló sobremanera.

En 1986, acuciada por la escasez de personal, la comunidad de Hermanos hubo de abandonar Monteburgo. Desde entonces, el centro ha sido animado por laicos entusiastas que lo mantienen bajo tutela lasaliana. La escuela agrícola y el internado continúan, aunque menos boyantes que en otras épocas. También funcionan otros dos centros: uno de bachillerato elemental y otro de formación agrícola para adultos.

Nuestra Señora de la Estrella continúa, pues, a su manera, bendiciendo desde Monteburgo el compromiso apostólico de tantos y tantos Lasalianos empeñados, por todas partes, en llevar el Evangelio al mundo de los niños y de los jóvenes necesitados.
Jaculatoria Lasaliana: Reina y Madre de las Escuelas Cristianas. Ruega por nosotros.

(Texto extraído de la Revista ARLEP, nº 249, págs. 24-26. Texto de Joseán Villalabeitia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: